Características importantes para elegir un video proyector

Características importantes para elegir un video proyector

Elegir un video proyector como fuente de proyección de imágenes o video resulta ser una excelente opción a la hora de disfrutar de aplicaciones tales como el cine en casa ya que por sus características estos dispositivos nos ofrecen imágenes de gran tamaño y con una alta calidad. Actualmente, el mercado ofrece una gran variedad de video proyectores lo que resulta ser una gran alternativa de acuerdo al uso que se le quiera dar ya sea académico, profesional o para entretenimiento. Hacer una elección adecuada de un video beam consiste en tener en cuenta ciertas características importantes con el fin de obtener la mejor experiencia visual al momento de ser usado.
Resolución: Es la característica que indica la calidad con la cual se verá la imagen. La resolución de una imagen se describe mediante el número total de pixeles que esta contenga. Las resoluciones estándar más comunes son:
SVGA 800×600 XGA 1024×768 WXGA 1280×800
SXGA 1280×1024 UXGA 1600×1200 WUXGA 1920×1200
HD 1280×720 FULLHD 1920×1080

Donde, el primer número indica la cantidad de pixeles en las filas y el segundo la cantidad de éstos en las columnas. Es normal que en la resolución de un proyector se vea solo un dato, por ejemplo 1080p ó 720p, ésta notación hace referencia a la resolución vertical y la letra “p” hace referencia al escaneo progresivo que no es más que el cambio simultáneo de la imagen. Cuando la letra que acompaña a la resolución es “i” indica que es entrelazada, es decir, en un ciclo cambian las filas pares y en el siguiente ciclo las impares; en este formato la resolución es horizontal. Las resoluciones más comunes para un video proyector son:

HD: Ofrecen buena calidad de video para DVD, BluRay y televisión de alta definición.
WXGA: Muestra resoluciones de PC’s como XGA, permitiendo visualizar señales provenientes de estos de forma clara.
Full HD: Muestra señales de HDTV y señales full HD de discos BluRay en formato original sin hacer ningún cambio en la escala de las imágenes ofreciéndoles una mayor nitidez.

Tener en cuenta el tipo de dispositivo que va a proveer las imágenes al video beam es muy importante pues la resolución de ambos debe coincidir, o al menos, la resolución de las imágenes debe ser inferior a la del video proyector pues de otra forma no lograremos ver nada. Ahora bien, ¿cuál resolución escoger?, definitivamente si lo que se busca es disfrutar de la comodidad del cine en casa, lo más recomendable es optar por un proyector 1080p (Full HD); mientras que si a parte de reproducir video se desea también reproducir imágenes desde un PC, una buena opción sería un proyector con formato WXGA ó WUXGA.

Luminosidad: Es un aspecto importante a la hora de poder ver con claridad las imágenes. Lo más deseable para un video proyector es que produzca suficiente luz como para llenar la pantalla generando un buen contraste y un brillo que no sea molesto para la vista. La luminosidad de estos dispositivos se expresa en ANSI Lumen, pero en realidad no existe una cantidad específica que asegure la calidad de la imagen ya que esta medida dependerá de factores como la cantidad de luz natural que hay en el espacio en el que se desea proyectar y el tamaño de la pantalla, entonces es de esperarse que sitios de gran área y bajo condiciones de luz ambiental difíciles de modificar se necesite un proyector que entregue como mínimo 2000 lumens pues la imagen se verá afectada por la luz, es decir, mientras más luz natural y más área tenga el espacio, más lumens necesitará el proyector.

En general 1600 lumens son suficientes para tener una experiencia satisfactoria en cuanto a la visualización en presencia de una luz no muy potente, pero como se mencionó previamente no es conveniente asegurar una medida exacta acerca de la luminosidad medida en ANSI lumens.

Contraste: Es la relación que mide la pureza de blancos y negros de las imágenes, si el proyector tiene muchos ANSI lumens pero una relación de contraste baja, la luminosidad hará que el negro pierda intensidad y la imagen perderá calidad en color. En general si la aplicación es cine en casa, lo ideal es contar con un proyector que ofrezca una relación mínima de 1500:1, por lo tanto relaciones superiores a este valor ofrecerán opciones de mayor calidad.
Tecnología: los video proyectores utilizan una de las dos tecnologías comunes actualmente que son LCD y DLP, generalmente la primera se usa en aplicaciones domésticas y la segunda en aplicaciones profesionales. La elección de la tecnología se basa esencialmente en la preferencia de la visualización de imágenes con mayor calidad de color o con un mejor contraste.

En LCD (Liquid Crystal Display), las imágenes resultan ser muy potentes, con brillo real y muy natural logrando una buena intensidad de color. Como desventaja se tiene que no ofrecen un muy buen contraste, se produce pixelación, imágenes en blanco y negro pueden sufrir distorsión, y la vida útil de las lámparas es corta.

En DLP (Digital Light Processing), se presenta un excelente nivel de contraste resultando ideal para la proyección de texto pero los colores no resultan ser tan buenos y no presenta pixelación.
Lámparas de repuesto: Si se desea tener un video proyector se debe contar con los gastos realizados al hacer el recambio de la lámpara de este, pues estas lámparas presentan un tiempo de vida finito que por lo general es el especificado por el fabricante aunque en muchos casos es inferior. Cuando la lámpara envejece la salida de la luz disminuye y por supuesto la calidad de las proyecciones se verá afectada.

Todas las anteriores características son importantes para hacer una elección correcta de un video proyector si lo que se busca es integrar este dispositivo a nuestra vida cotidiana, en el cual encontraremos una excelente oportunidad para disfrutar de películas, espectáculos deportivos y culturales y más.

logo